¿QUE HACER CON LA ROPA, TOALLAS Y SABANAS?

Hay que mantener una buena higiene en las remeras, gorros y bufandas lavándolas en agua caliente. Cuando los piojos han llegado a nuestra casa el contagio entre familiares es muy probable así que hay que utilizar una toalla individual para el cabello y lavar con agua caliente las sábanas, almohadas o fundas del sofá. Es una tarea engorrosa pero muy importante para no tener que repetir todo el proceso unos días después. Además, esos días hay que procurar que los niños duerman solos porque, aunque el contagio a los adultos es menos probable, nadie está libre de sufrirlos.